Resección de Quiste Pilonidal por Radiofrecuencia

Una Mejor Opción para la Resección Amplia y Cicatrización con Herida Abierta

PRAVIN J. GUPTA, MS*

Palabras clave: quiste pilonidal, radiofrecuencia, cicatrización de heridas.

Resumen

Antecedentes: A pesar de la variedad de técnicas quirúrgicas descritas para el tratamiento del quiste pilonidal, ninguna ha merecido reconocimiento como modalidad óptima.

En el presente artículo el autor describe una técnica para la resección del quiste o seno pilonidal utilizando un aparato de radiofrecuencia. Actualmente se realiza un estudio aparte para comparar los resultados de esta técnica de resección amplia y cicatrización por granulación.

Materiales y métodos: De 44 pacientes con enfermedad pilonidal sacrococcígea, 23 fueron aleatorizados para resección amplia y cicatrización secundaria por granulación y 21 a resección por radiofrecuencia.

Se utilizó un aparato de Ellman generador de radiofrecuencia. Se analizaron los eventos erioperatorios, la complejidad y los resultados.

Resultados: Las diferencias significativas entre los dos grupos fueron las siguientes: promedio de hos- pitalización (47 horas frente a 10 horas); período de incapacidad laboral (29 días frente a 8 días); promedio de requerimiento analgésico (39 tabletas frente a 15 tabletas); tiempo para cicatrización total (84 días frente a 49 días).

En el seguimiento promedio de 30 meses, dos pacientes en el grupo de resección amplia y herida abierta para granulación y uno en el grupo de resección por radiofrecuencia presentaron recurrencia.

Conclusión: El estudio muestra que la resección mediante radiofrecuencia es un procedimiento simple y ágil. Requiere una hospitalización corta y se asocia con menos dolor postoperatorio y más pronto retorno al trabajo. Con base en nuestra experiencia, se puede concluir que este procedimiento merece un lugar en el tratamiento de la enfermedad pilonidal.

Introducción

La enfermedad pilonidal consiste en una sintomatología compleja con presentaciones clínicas que van desde quistes o senos1 asintomáticos hasta lesiones dolorosas con secreción o drenaje purulento ubicadas de preferencia en la región sacrococcígea. Medidas no operatorias como el simple rasurado o la inyección de fenol (fenolización) pueden controlar los síntomas sin intervención quirúrgica en casos de enfermedad autolimitante. Sin embargo, con tales métodos se han informado elevadas tasas de recurrencia y de falla del tratamiento hasta de 30%.

La resección radical todavía representa el procedimiento quirúrgico de mayor aceptación. La totalidad del quiste pilonidal y el tejido alrededor son resecados hasta llegar a la fascia postsacra. El defecto puede ser dejado abierto para cicatrización por granulación, o cerrado mediante sutura primaria o de algún tipo de colgajo. El cierre parcial por marsupialización es otra opción. La resección con cierre primario reduce el tiempo de cicatrización, pero generalmente se acompaña de altas tasas de infección y recurrencia. Para obviar estos problemas, se han preconizado procedimientos más complejos como el cierre con Z-plastia, los colgajos asimétricos, los colgajos de romboides o los de avance miocutáneo, estos últimos han reducido las tasas de recurrencia, pero requieren pericia especializada, largos tiempos operatorios y prolongados períodos de hospitalización postoperatoria.

La resección amplia y cicatrización con la herida abierta por granulación es la técnica favorita de muchos cirujanos en virtud de la simpleza del procedimiento y las bajas tasas de recurrencia. Sin embargo, la cicatrización por segunda intención significa tiempos prolongados de atención postoperatoria y requiere curaciones regulares y un cuidado meticuloso de la herida, controlando el crecimiento del vello mediante el rasurado de la hendidura interglútea.

En 1965, Lord y Millar describieron la resección de los folículos de la línea media bajo anestesia local, pasando un pequeño cepillo por el seno para remover los vellos dentro del tracto de granulación. El método de “dejar todo abierto” (lay open method) es otra técnica mínimamente invasora que se puede realizar en forma ambulatoria y se asocia con bajas tasas de recurrencia, con la desventaja de una cicatrización lenta. Al tiempo que seguíamos la técnica de Lord y Millar modificamos el procedimiento resecando totalmente el tracto, en vez de cepillarlo, y dejando la herida abierta para cicatrizar por segunda intención. Se utilizó un aparato de radiofrecuencia para realizar el procedimiento completo.

El propósito de este artículo es describir la técnica de la resección del quiste mediante radiofrecuencia y omparar sus resultados con los de la resección amplia y cicatrización por granulación. Esta técnica se ha practicado en nuestro hospital desde hace más de seis años.

Cirugía por radiofrecuencia

Consistente en lograr simultáneamente el corte y la coagulación de los tejidos utilizando una frecuencia tan alta como la que se emplea para las transmisiones radiales.

La corriente alterna pasa a partir de la punta de un electrodo no aislado del aparato de radiofrecuencia hacia los tejidos blanco y genera cambios en la dirección de los iones del líquido tisular. El tejido se calienta por accióndel calentamiento de resistencia eléctrica y durante el contacto con las ondas de radio el agua de los tejidos se evapora una vez que la temperatura llega a los 100°C.

Sin embargo, si la temperatura se controla por debajo de los 100°C, se causa muy poca carbonización. Esto facilita la sección de los tejidos con mínimo daño térmico lateral. La vaporización también resulta en hemostasis significante.

Se utilizó un generador Ellman de radiofrecuencia (Ellman International, Oceanside, N.Y., USA). El instrumento produce una onda electromagnética con frecuencia de 4 MHz, considerada como la radiofrecuencia ideal. La unidad tiene una manija a la cual se pueden unir electrodos para suplir las necesidades del procedimiento quirúrgico. Para el propósito de la resección del quiste o seno pilonidal utilizamos un electrodo de aguja para incidir el tracto, un electrodo de asa para modelar los bordes de la herida y un electrodo redondo para coagular los puntos sangrantes.

Materiales y Métodos

El estudio se realizó en el Hospital Fine Morning de Nagpur, India, entre julio de 2000 y diciembre de 2001, con seguimiento hasta diciembre de 2004. El estudio fue aprobado por el Comité Nacional de Ética y se llevó a cabo según la declaración de Helsinki. Se obtuvo el consentimiento informado por la totalidad de los pacientes.

Un total de 44 pacientes con enfermedad de quiste pilonidal sacrococcígeo fue dividido en dos grupos me diante un sistema computadorizado de aleatorización. Los pacientes en el grupo A fueron intervenidos por el método de resección amplia y herida abierta para granulación (RAG) y los del B, sometidos a resección mediante radiofrecuencia (RRF).

Se excluyeron aquellos con abscesos agudos y quienes habían sido operados previamente por razón de esta patología. El mismo cirujano practicó las dos técnicas, con corta anestesia general.

Resección amplia y herida abierta para granulación (RAG)

Con el paciente en decúbito lateral izquierdo, se colocaron las nalgas en tal forma que protruyeran más allá del borde de la mesa de operaciones. La nalga superior fue levantada mediante tracción por los dedos del ayudante, produciendo con ello tensión en la piel para facilitar la incisión. Se inyectó azul de metileno en uno de los tractos, y se hizo una incisión elíptica que incluyera la totalidad de los senos, llevándola en profundidad a través de la grasa y la grasa y los tractos se separaron de la fascia subyacente.

Si se encontraba un seno o tracto en el aspecto lateral del tracto principal éste se incorporaba en la incisión como una extensión lateral, para no dejar ningún tejido que apareciera teñido de color azul. Se aplicó vendaje elástico de soporte.

Resección por radiofrecuencia (RRF)

El procedimiento se ejecutó con el paciente en posición lateral izquierda. Se identificaron las aperturas de los senos y se inyectó azul de metileno mezclado con peróxido de oxígeno en uno de ellos. Luego se introdujo una sonda direccional por la apertura del seno y utilizando el electrodo de aguja fina se realizó la incisión de la piel y de los tejidos subcutáneos a su alrededor, con un margen de no menos de 1 cm. El sangrado se coaguló con el electrodo esférico y se continuó la disección en forma de embudo hasta alcanzar el final del tracto. No se llevó la incisión más allá de la fascia postsacra. Los tractos pudieronser fácilmente reconocidos como tejidos rígidos teñidos de azul. Si se encontraba que los senos se conectaban unos con otros, se resecaban simultáneamente simultáneamente tanto el trayecto fistuloso como la piel entre los dos senos. Todos los tractos fueron identificados y removidos en forma similar, lo cual evitó la necesidad de cepillado o curetaje de los tejidos remanentes.

Finalmente, se modelaron los bordes de la herida con el electrodo de asa para obtener una herida en forma de cono invertido, o sea, con su parte más amplia en el exterior y la más angosta en el interior. Se aplicó vendaje adhesivo.

El tiempo operatorio se calculó desde el momento de la incisión hasta completar la aplicación del vendaje.

Cuidado postoperatorio

Los pacientes fueron movilizados inmediatamente después de la cirugía, no se prescribieron antibióticos y recibieron una tableta de Serratiopeptidasa de 10 mg y diclofenaco sódico 50 mg, dos veces al día mientras tenían dolor.

Cada noche, a las 6 p.m., a cada paciente se le dio la opción de continuar hospitalizado o ser dado de alta si se sentía cómodo. Luego de su salida, se les solicitó que lavaran la herida con jabón y agua caliente y aplicaran una venda protectora. Fueron llamados para control en la consulta semanalmente, o con mayor frecuencia según necesidad. Se hizo la evaluación de ambos grupos en términos de demografía, síntomas preoperatorios, tiempo operatorio y complicaciones postoperatorias como infección de la herida, cicatrización tardía y dolor. Un observador independiente evaluó el período de ospitalización, el número de curaciones realizadas en el consultorio, el tiempo transcurrido hasta la cicatrización total y las recurrencias. Este seguimiento se continuó hasta que la herida cicatrizó totalmente. De allí en adelante se pidió a los pacientes asistir a control por lo menos a los 30 meses de realizada la operación.

Análisis estadístico

Los resultados fueron presentados como porcentajes o desviación media y estándar. La información se incorporó en una base de datos y analizó utilizando un software estadístico (Graph pad quick Calc, San Diego, CA). La prueba de chi cuadrado y la prueba no apareada de Student fueron utilizadas para la evaluación, y un p de <0,05 se consideró como estadísticamente significativo.


* (Cirugía General). Proctólogo consultor, Gupta Nursing Home.
Nagpur, India.
1 Seno. (Del lat sinus). Concavidad o hueco.
Esta acepción aparece en el Diccionario de la Real Academia Española.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Revista Colombiana de Cirugía

Cirugía. 08 No. 4

La Sociedad Colombiana de Cirugía ha introducido recienteme...

Cirugía. 09 No. 1

La práctica médica está cambiando en forma importante por...

Cirugía. 09 No. 2

La Revista “CIRUGIA”, órgano oficial de la Sociedad Col...

Cirugía. 09 No. 3

la Revista CIRUGIA se vio privada de los servicios del docto...

Cirugía. 09 No. 4

La Junta Directiva de la Sociedad creó el cargo de Comision...

Cirugía. 10 No. 1

Los fenómenos que ocurren en la respuesta orgánica a la se...

Cirugía. 10 No. 2

Uno de los principales objetivos perseguidos por la revista ...

Cirugía. 10 No. 3

Esta norma ética, cuya vigencia se inicia con el juramento ...

Cirugía. 10 No. 4

La Sociedad Colombiana de Cirugía consciente de esta situac...

Cirugía. 11 No. 1

Con innegable acierto el conocido filósofo norteamericano R...

Cirugía. 11 No. 2

El desarrollo de la enfermería como profesión, tal como oc...

Cirugía. 11 No. 3

La infección quirúrgica presenta avances sustanciales y ca...

Cirugía. 12 No. 1

Ley 100 de 1993, para abundar en los numerosos comentarios e...

Cirugía. 12 No. 2

Sin ánimo alguno de intromisión en la reglamentación inte...

Cirugía. 12 No. 4

El médico es auxiliar de la justicia en los casos que seña...

Cirugía. 13 No. 1

Sociedad Colombiana de Cirugía con motivo de sus Bodas de P...

Cirugía. 13 No. 2

Con orgullo, pero con pleno sentido de responsabilidad, asum...

Cirugía. 13 No. 3

Frecuentemente, en el cotidiano ejercicio de la medicina, ta...

Cirugía. 13 No. 4

En una actitud posible y multitudinaria, con la cual se soli...

Cirugía. 14 No. 1

Hay que destacar el esfuerzo de los servicios de trasplantes...

Cirugía. 14 No. 2

La ley 100 de 1993 introdujo plausible orientación y excele...

Cirugía. 14 No. 3

En su diaria actividad los médicos asumen responsabilidades...

Cirugía. 14 No. 4

La actividad ediorial médica se ha incrementado intensa y p...

Cirugía. 15 No. 1

Cada día se hace más notoria y operante en los estratos do...

Cirugía. 15 No. 2

Los enormes avances científicos logrados en las ciencias bi...

Cirugía. 15 No. 3

La Sociedad Colombiana de Cirugía y sus Directivas se han p...

Cirugía. 15 No. 4

En los primeros días de septiembre de 2000 se clausuró en ...

Cirugía. 16 No. 1

Las publicaciones periódicas auspiciadas por las sociedades...

Cirugía. 16 No. 2

Al cáncer gástrico se le atribuyen más de medio millón d...

Cirugía. 16 No. 3

La relación entre el enfermo y sus cirujano, reducida por u...

Cirugía. 16 No. 4

La práctica de la medicina en nuestro país en los últimos...

Cirugía. 17 No. 1

La Sociedad Colombiana de Cirugía ha trabajado arduamente e...

Cirugía. 17 No. 2

La investigación clínica es considerada como la única fue...

Cirugía. 17 No. 3

Al parecer, estas últimas han sido motivadas por la presió...

Cirugía. 17 No. 4

La enseñanza de la cirugía en Colombia es impartida y coor...

Cirugía. 18 No. 1

Existe una ley de la gravedad aplicable al muy corto discurr...

Cirugía. 18 No. 2

La perforación de la vesícula y la fuga de cálculos son m...

Cirugía. 18 No. 3

"Problemas éticos en cirugía: innovación que lleva a comp...

Cirugía. 18 No. 4

Por lo general, cuando algún médico recomienda hacer o dej...

Cirugía. 19 No. 1

La Recertificación de los Profesionales de la Salud, entend...

Cirugía. 19 No. 2

Los antibióticos son, junto con los analgésicos, los medic...

Cirugía. 19 No. 3

El Simposio Nacional del Residente Quirúrgico del Congreso ...

Cirugía. 19 No. 4

Es el momento oportuno para tomar decisiones que reorienten ...

Cirugía. 20 No. 1

Recuerda que no basta con tener cualidades. También hay que...

Cirugía. 20 No. 2

Dirigiendo su atención hacia la observación clínica cuida...

Cirugía. 20 No. 3

La definida personalidad de Rafael Casas Morales, formada en...

Cirugía. 20 No. 4

En varias ocasiones me he referido a los defectos protuberan...

Cirugía. 21 No. 1

En el año de 1985, después de ejercer como Secretario Ejec...

Cirugía. 21 No. 2

La cirugía es una actividad en busca del bien y gobernada p...

Cirugía. 21 No. 3

La medicina complementaria y la medicina alternativa han ten...

Cirugía. 21 No. 4

En el Hospital Universitario se conjugan ciencia y medicina ...

Cirugía. 22 No. 1

El tiempo se ha detenido en los años setenta para los posgr...

Cirugía. 22 No. 2

La práctica operatoria hace parte del arte del hombre desde...

Cirugía. 22 No. 3

La experiencia por sí sola, por copiosa y grande que sea, n...

Cirugía. 22 No. 4

Los Colegios de Profesiones de la Salud no responden simplem...

Cirugía. 23 No. 1

La Revista Colombiana de Cirugía, órgano oficial de difusi...

Cirugía. 23 No. 2

En octubre de 1948 visitó a Colombia la Unitarian Medical M...

Cirugía. 23 No. 3

Para la Revista Colombiana de Cirugía, el hecho de estar in...

Cirugía. 23 No. 4

Los paradigmas son realizaciones científicas universalmente...

Cirugía. 24 No. 1

La Asociación Colombiana de Cirugía está tabulando la inf...

Cirugía. 24 No. 2

La contribución pionera de Stanley J. Dudrick se registra e...

Cirugía. 24 No. 3

El estrés se acepta como un fenómeno necesario que hace pa...

Cirugía. 24 No. 4

En el mundo de la ciencia y arte de la cirugía no se había...

Cirugía. 25 No. 1

El hallazgo más sorprendente ha sido que la diabetes se com...

Cirugía. 25 No. 2

El paciente quirúrgico, en su respuesta metabólica al trau...

Cirugía. 25 No. 3

La medicina es ciencia y es profesión. Los traductores espa...

Cirugía. 25 No. 4

La cirugía oncológica ha desaparecido y ha sido remplazada...

Cirugía. 26 No. 1

La ley 100 aprobada en el Congreso de la República fortalec...

Cirugía. 26 No. 2

Consideramos que las fiestas de cumpleaños son una oportuni...

Cirugía. 26 No. 3

La mayoría de las acciones humanas se realizan persiguiendo...

Cirugía. 26 No. 4

Es notable que todas esas nuevas adquisiciones en el conocim...

Cirugía. 27 No. 1

La Asociación Colombiana de Cirugía es una entidad sin án...

Cirugía. 27 No. 2

La relación médico-paciente ha variado a lo largo de la hi...

Cirugía. 27 No. 3

Cada cirujano que desee obtener la certificación periódica...

Cirugía. 27 No. 4

En el cerebro humano existe una amplia zona desti­nada a go...

Cirugía. 28 No. 1

El riesgo de cáncer de un nódulo incidental es de 7 %, per...

Cirugía. 28 No. 2

La transformación de la energía es lo que permite que dist...

Cirugía. 28 No. 3

La colecistectomía laparoscópica difícil se refiere a la ...

Cirugía. 28 No. 4

Las preferencias para optar por una carrera quirúrgica en B...

Cirugía. 29 No. 1

El quiste del conducto tirogloso es la anomalía congénita ...

Cirugía. 29 No. 2

Las medidas de seguridad, que han reducido los accidentes en...

Cirugía. 29 No. 3

La miotomía de Heller con fundoplicatura parcial por vía l...

Cirugía. 29 No. 4

Hacer investigación en cirugía en nuestro país es una lab...

Cirugía. 30 No. 1

La cirugía de la tiroides es la cirugía cervical practicad...

Cirugía. 30 No. 2

Si bien es cierto que la educación de pregrado y posgrado e...

Cirugía. 32 No. 2

La educación en Cirugía, la de pregrado y la de posgrado, ...

Cirugía. 32 No. 3

En el programa colombiano de residencia quirúrgica se enfre...

DÉJANOS TU COMENTARIO

Dejar un comentario


*