Educación en diálisis peritoneal crónica en los programas de posgrado de nefrología en Latinoamérica, Resultados

Uruguay

El desarrollo de la DP en Uruguay está direc­tamente relacionado con la creación del Fondo Nacional de Recursos, que financia la TRRC a todos los pacientes del país. En los años 1960 se hicieron procedimientos de DPA en niños, con la tecnología de la época, por los doctores Jorge Grunberg y Franklin de los Santos, la cual a partir de 1976 se realizó con más frecuencia en las uni­ dades de cuidado intensivo. En 1983 se inició DPC en niños. Los primeros procedimientos en adultos se hicieron en 1957 en el Hospital de Clínicas por el Dr. Adrián Fernández, y fue hasta los años 1960 cuando en el mismo hospital se inició DPA con catéteres semirrígidos. En 1984 se inicio la CAPD en el Hospital Militar por el Dr. Nelson Caporale. En 1986 se abrió el primer centro de DPC para adultos en el Hospital de Clínicas. En septiembre de 2006 había 8 centros de atención en DPC, 6 de ellos en Montevideo, con 168 en DPC (10). En 2008 Uruguay tenía 227 pacientes en DPC (1), con prevalencia de 653 por millón de habitantes (1). En la actualidad hay 8 programas de DP y uno pediátrico.

En Uruguay hay una Escuela de Graduados en la Universidad de la República y de ella depende el único departamento de nefrología para la formación y certificación de los postgrados de nefrología, el Centro de Nefrología del Hospital de Clínicas, Facultad de Medicina, en Montevideo.

Al posgrado de nefrología se ingresa bien sea como estudiante de la especialidad no rentado, o como residente rentado (que cobra sueldo a la vez que realiza la especialización), seleccionados mediante concurso habilitante.

Existen cupos de residentes en el Hospital de Clínicas y en otros hospitales públicos y privados, la Asociación Española, Casa de Galicia, CASMU, Hospital Maciel y Hospital Pasteur; que son unida­des docentes asociadas al Centro de Nefrología del Hospital de Clínicas, donde pueden realizar las prácticas en la mayoría de los semestres, con excepción del semestre de trasplante renal que cursan en el Hospital de Clínicas.

Los ateneos clínicos, de anatomía patológica, los seminarios de patología y las pruebas semes­trales teóricas y clínicas, se rinden en el Centro de Nefrología, único centro habilitado para expedir el certificado de la especialidad.

No se requiere para ingreso la especialidad de medicina interna, la especialidad de nefrología dura 3 años, uno de nefrología general y luego 6 meses de rotación por cada área de IRA, DP, hemodiálisis y trasplante renal.

El semestre de diálisis peritoneal solo se cursa en el Hospital de Clínicas, CASMU y el Hospital Maciel, y los residentes de otras unidades asociadas que no disponen de DPC, lo cursan en el Hospital de Clínicas. Las Unidades de DP de ambos hos­pitales reciben pasantes de diversos países, tanto médicos como enfermeras.

El Hospital de Clínicas no requiere la espe­cialidad de medicina Interna, para ingreso a la especialidad. La duración de la especialidad es de 3 años, el número de residentes 3 por año y la rotación por DPC de 6 meses.

El residente asiste a la colocación de 6 catéteres por año en promedio, no coloca directamente los catéteres, y hace seguimiento de los pacientes de DP ambulatorios e internos durante los 6 meses que dura la rotación. Durante todo el curso realiza guardia semanal de nefrología, en las que asiste a las consultas de urgencias y manejo hospitalario de DPC.

En el año 2009 se realizó un curso de 9 me­ses de duración en DP para nefrólogos recibidos, organizado por el Grupo de DP de la Sociedad Uruguaya de Nefrología, del cual participaron 30 nefrólogos. El curso teórico práctico y las rotacio­nes clínicas se cumplieron en diversas unidades de DP del Uruguay: CASMU, Hospital de Clínicas y Hospital Maciel. El número de pacientes en DPC por unidad en Uruguay de de 30 a 50.

Venezuela

La DP comenzó en Venezuela a comienzos de los años 1960 para manejo de la IRA, con la tecnología de la época, e igual se inició DPI e igualmente y se intentó DC con varios cambios de tecnología, siendo los resultados insatisfactorios. A finales de 1979 se inicio DPC con 2 pacientes en el Hospital Militar de Caracas y en 1980 comenzaron en forma simultánea el Hospital Miguel Pereza Carreño y el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales. A principios de 1983, la DPC se extendió al resto del país y 60 % de pacientes en DC se colocaron en DPC. Por esa época cerca del 16 % de la población de DC (< 1.000 pacientes), recibía DPC, y después del año 2000, cerca del 20 % de la población de DC utilizaba esta modalidad. Para el año 2008, Venezuela tenía 2.140 pacientes en DPC, para una prevalencia de DPC de 82,2 por millón de población (1). En Venezuela hay cerca de 10.500 pacientes en HDC y 2.100 en DPC.

Hay 11 centros de posgrado en Venezuela, 4 de estos en Caracas en programa con la Universi­dad Central de Venezuela: 1 en el Hospital Miguel Pérez Carreño, 1 en el Hospital Universitario de Caracas y 2 en hhospitales no universitarios, con aval del Colegio Médico, y los del Hospital Militar y el Hospital Domingo Luciani. En otras ciudades de Venezuela hay 7 programas: Universidad del Zulia en Maracaibo, Universidad de los Andes en Mérida, Universidad de Oriente en Bolívar, Universidad Centroccidental en Barquisimeto, Universidad del Oriente en Barcelona, Universidad de Carabobo en Valencia y Universidad Francisco de Miranda en Coro.

El programa de la Universidad Central de Ve­nezuela con el Hospital Miguel Pérez Carreño, tiene duración de 3 años, el número de residentes es de 2 por año, en el 2011 y 6 en el Hospital Universitario de Caracas, con duración de la rotación en DP de 6 meses en los 3 años, tiene 125 pacientes en DPC y los catéteres los coloca el nefrólogo o el cirujano.

Discusión

De acuerdo con la información obtenida, hay en la actualidad 114 programas de posgrado de Ne­frología en Latinoamérica (Tabla 4), unos con base en universidades y otros que incluso se desarrollan en hospitales y pueden ser refrendados por una universidad. Se encuentra una clara variedad en el periodo de entrenamiento en diálisis peritoneal crónica, de acuerdo con cada programa y en cada país, con un periodo que varía entre 3 y 6 meses, hay centros de posgrado donde el residente coloca hasta 10 catéteres durante su entrenamiento, y otros donde no coloca ninguno, e incluso no asiste a la colocación de los mismos durante su periodo de entrenamiento. El volumen de pacientes en diálisis peritoneal crónica varía entre 25 y más de 280, con lo cual es claro que el entrenamiento y la experiencia adquirida en el manejo de pacientes con DPC es diferente, y permite suponer que no se adquiera la experiencia suficiente en el manejo de estos pacientes y se prefiera usar en el futuro la terapia convencional, o sea HDC. En la mayoría de posgrados, el contacto y manejo de los pacientes en DPC no se limita al periodo de entrenamiento, y se ven posteriormente por complicaciones y en urgencias o durante hospitalización. Según lo anterior, el entrenamiento insuficiente en DPC po­dría traer como consecuencia que el nefrólogo al momento de escoger una terapia se decida por la mejor conocida, y esta podría ser una de las razones por la cual la DPC sea menos utilizada en muchas partes del mundo. Finalmente, la unificación de programas de entrenamiento en nefrología, podría favorecer que se tenga un mayor conocimiento de la terapia y se pueda utilizar en forma más regular alrededor del mundo.

REFERENCIAS

1. Jain AK, Blake P, Cordy P, Garga AX. Global trends in rates of peritoneal Dialysis. J Am Soc Nephrol 2012; 23 (3): 533 – 544. doi: 10.1,
2. Cusumano AM, García – García G, Gonzalez Bedat MC, Marinovich S, Lugon J et al. Latin American Dialysis and Transplant Registry: 2008.Prevalence and incidence of End Stage Renal Disease and corre-lation with socioeconomic indexes. Kidney Int suppl (2011), 2013 May 3(2) 153-156 .PMID 250 18980.
3. Khawar O, Kalantar-Zadeh K, Lo WK, Johnson D, Mehrotra R. Is the declining use of long term peritoneal dialysis justified by outcome data? Clin J Am Soc Nephrol 2007; 2: 1317 – 1328. Outcomes based education. Am j Kidney Dis 2010; 132 – 142.
4. Parker MG. Nephrology training in the 21st century: Toward outcomes – bases education. Am J Kidney Dis 2010; 56: 132 – 142
5. Berns JS. A survey based evaluation of self perceived competency after nephrology fellowship training. Clin J Am Soc Nephrol. 2010; 5: 490 – 496.
6. Cuenta de Alto Costo. Situación de la Enfermedad Renal Crónica en Colombia 2010. Editorial Impre¬medios – Optigraft, Noviembre 2011, PP. 62-63
7. Grupo de apoyo al desarrollo de la Diálisis Peritoneal en España: GADDPE. Situación actual de la Diálisis Peritoneal en la formación MIR de Nefrología. Acceso: en www.senefro.org.
8. ORDEN SCO7264/2008, 1 de septiembre, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de nefrología.BOE del 15 de septiembre de 2008.
9. Quereda C., por la Comisión de la Especialidad de Nefrología. Algunos aspectos de la formación de especialistas en Nefrología en España. Nefrología 2008; 28: 263 – 271.
10. Plan único de especialidades médicas PUEM, en ne¬frología. Universidad Nacional Autónoma de México. Coordinación editorial D. Bernardo Pintos A. Plan de estudios aprobado por el Consejo Universitario el 21 de Abril de 1.994. Cuarta edición, Ciudad de México, Abril 2011
11. Riella MC, Locatelli AJ. History of Peritoneal Dialysis in Latin America. Perit Dial Int. 2007 ; 27: 322 – 327
12. Lobo J, Schargorodsky J, Quiroga MA, Hendel I. Argentina. A nationwide study. Peritoneal Dialy¬sis International 2011 31 (1)19-26.doi 10.3747/pdi 2009.0018.
13. Riella MLJ, Doris D, Emed LS. Dialise peritoneal ambulatorial continua (CAPD): experiencia prelimi¬nary, Jornal Brasileiro Nefrología 1982; 4: 45 -52.
14. Riella M. Ponto de vista histórico. Jornal Brasileiro Nefrología, 1994; 16: 117 – 118.
15. Programa de Residencia Médica em Nefrología. Sociedade Brasileira de Nefrologia. OF/07004/2010 Sao Paulo12 may 2010
16. Katz E, Acchiardo S, Lomnitz E. Diálisis peritoneal. Rev Med Chile 1965; 93: 22 –26.
17. Torretti J, Silva P, Soto I, del Pozzo L, Ramos L. Diá¬lisis peritoneal intermitente: experiencia preliminar. Rev Med Chile 1965; 93:327 – 335.
18. Katz E, Acchiardo S. Experiencia en diálisis peritoneal en el tratamiento de la insuficiencia renal aguda y crónica. Rev Med Chile 1966; 94: 555 – 559.
19. Garcia-Ortiz R, Gómez M, Olea C. Peritoneodiálisis crónica intermitente: seis años de experiencia. Rev Med Chile 1989: 117: 984 – 990.
20. Ardiles LG, Polete H, Ortiz M, Elgueta S, Cusumano AM, Vukusich A, Mezzano S. The Health System in Chile, the Nephrologist Perspective. J Nephrol 2011; 24: 149 – 154.
21. Echeverri J, Vargas JG, D´Achiardi R, La Nefrología en el Hospital Militar Central de Bogotá: 50 años. Revista MED, 2012; 19(2) 130-147.
22. D’Achiardi R, Mora JM, La nefrología en Colombia, pasado, presente y futuro. En Perspectivas en Nefrología, C López y H Altahona, editores; Editorial Ex Libris, Primera edición, 2000 PP. 1 – 24.

Recibido: Agosto 8, 2017
Aceptado: Agosto 20, 2017
Correspondencia:
[email protected]

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!