EE.UU. abre sus puertas a la papaya colombiana

Bogotá, D.C., abril 30 de 2010. Luego de cinco años de arduas negociaciones lideradas por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), bajo los lineamientos del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), el gobierno de Estados Unidos acaba de dar a conocer una noticia que estaban esperando los agricultores colombianos, particularmente los que se dedican al cultivo de frutas.

En efecto, el Animal and Plant Health Inspection Service (Aphis) del Departamento de Agricultura de EE.UU. (Usda, por su sigla en inglés), aprobó finalmente la comercialización en ese mercado de las papayas que se cultivan en todo el territorio colombiano.

El ICA comenzó a trabajar a finales de 2004 en el Análisis de Riesgo de Plagas para la exportación de papaya al país norteamericano, de tal manera que coordinó las visitas que en conjunto con Aphis se hicieron a la zona norte del Valle del Cauca, la principal región productora de esta fruta en Colombia.

Luego de verificar el cumplimiento de los requisitos fitosanitarios, especialmente que la zona es de baja prevalencia de la mosca (mediterránea y suramericana de la fruta), EE.UU. decidió dar la respectiva certificación para el ingreso del producto, no sólo del que se produce en el Valle sino para el de todo el país.

Es de señalar que el proceso de detección de moscas de la fruta se realiza mediante el monitoreo con trampas que permite establecer la distribución, índices de prevalencia y especies presentes en un área determinada. Dichas redes de trampeo se instalan en rutas a lo largo de las principales vías de movilización de frutas desde y hacia centros de consumo, núcleos de producción, puertos, aeropuertos y pasos de frontera, e igualmente se complementan con la vigilancia en predios de producción de fruta para exportación de acuerdo con la Resolución ICA 1806 de 2004.

Esta gestión ha permitido, entre otros logros y de acuerdo con la Resolución 2696 del ICA, que la zona norte del Valle del Cauca, que como se indicó es la mayor productora de papaya en Colombia, haya sido declarada como área de baja prevalencia para Anastrepha complejo fraterculus, Anastrepha grandis y Ceratitis capitata”.

El Gerente general del ICA, Luis Fernando Caicedo Lince, al expresar su satisfacción por este nuevo logro del agro colombiano, en esta oportunidad con el mercado de EE.UU., manifestó que las condiciones bajo las cuales se podrá exportar la papaya a ese país consisten básicamente en demostrar ante todo la inexistencia de la mosca de la fruta, desde su cultivo hasta el destino final.

Igualmente, hay otras exigencias como no superar una maduración del 25 por ciento; garantizar salas de empaque con resguardo y aisladas; y finalmente llevar a cabo la inmersión de la fruta en agua caliente, que no constituye un tratamiento cuarentenario como tal sino una práctica adicional que ayuda a disminuir las pudriciones por hongos y evita otros eventuales problemas, explicó el funcionario.

La fruta en cifras

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), en 2008 había en Colombia 5.705 hectáreas cultivadas con papaya, las cuales produjeron 177.920 toneladas, con un rendimiento promedio de 31.187 kilos por hectárea.

Los principales productores son los Departamentos del Valle del Cauca, Córdoba, Magdalena, Meta, Antioquia, Tolima y Santander, en los cuales se concentró el 80 por ciento de la cosecha durante el año anterior.

Al analizar el comportamiento de las exportaciones en los últimos años, se observa que los mejores comportamientos se observaron en 2007 y 2008, registrando este último período ventas externas por 1.039 toneladas, pero el año pasado se presentó una drástica caída, con sólo 296 toneladas exportadas.

Según la Asociación de Productores y Comercializadores Hortofrutícolas de Colombia (Aprocol), la inversión en un cultivo de papaya oscila entre $30 millones y $40 millones por hectárea; la cosecha puede tardar hasta dos años –con un promedio de 14 meses-, con un periodo de producción de seis meses y unas 100 toneladas por hectárea.

En materia sanitaria, las principales limitantes a la producción que pueden afectar el cultivo son la virosis y los hongos del suelo, que hacen inviable repetir cultivos en el mismo terreno por espacio de entre dos y tres años.

De acuerdo con Aprocol, la mayor concentración de este cultivo en ese Departamento se encuentra en los municipios de Roldanillo, La Unión, Zarzal, Toro y Bolívar.

El presidente de esa agremiación, Camilo Echeverry, manifestó que la noticia mejora notoriamente las perspectivas económicas de los productores, ya que a nivel interno la papaya se comercializa a un promedio de entre $300 y $700 el kilo, mientras que en los mercados externos puede llegar fácilmente a $1.300 el kilo.

Echeverry afirmó que “estamos en capacidad de atender las exportaciones a Estados Unidos”, al explicar que los principales proveedores de papaya a ese mercado son México, Belice y Brasil, países que en 2007 le vendieron 102.000, 36.000 y 4.500 toneladas, respectivamente, “pero creemos que en poco tiempo podremos ubicarnos por encima de Belice”, sostuvo.

En materia de comercio exterior, señaló que Aprocol comenzó a exportar papaya desde hace más de un año de forma permanente a la Unión Europea a razón de 3 toneladas semanales, con destino a España, Bélgica y Holanda, a donde llega luego de unos 20 días de viaje ingresando por Alemania, pero la idea es aumentar la cifra en el corto plazo a 13 toneladas por semana.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!