Aprueban Dos Tecnologías Transgénicas en Colombia

El Comité Técnico Nacional de Bioseguridad para los sectores agrícola, pecuario, pesquero, plantaciones forestales comerciales y agroindustria aprobó la liberación comercial de dos nuevas tecnologías transgénicas: Algodón Bollgard II + Roundup Ready Flex y Maíz Roundup Ready, informó el ministro de Agricultura y desarrollo Rural, Andrés Felipe Arias Leiva.

Según explicó el jefe de la cartera agropecuaria el Algodón Bollgard II + Roundup Ready Flex, es resistente al ataque de un mayor número de insectos lepidópteros y tolerante a la aplicación del herbicida Roundup Spectra durante todo el ciclo del cultivo.

La aprobación de este producto es para la zona agroecológica de Alto Magdalena y Valle del Cauca, previo plan de manejo, que será construido conjuntamente por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA y el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.
Por su parte el Maíz Roundup Ready es tolerante a la aplicación del herbicida Roundup Spectra, aprobado para siembras controladas en la zona del Caribe Húmedo (Córdoba), Alto Magdalena (Tolima, Huila), Valle del Cauca y Meta, indicó el funcionario.

Arias Leiva señaló que estas tecnologías entran a formar parte del paquete de tecnologías transgénicas ya aprobadas en nuestro país, algodón con tecnologías Bollgard, RR y Bollgard + RR liberados comercialmente y maíz con tecnologías Yieldgard y Herculex I, aprobados para siembras controladas.

Los procedimientos adoptados en Colombia, para la autorización de organismos transgénicos son precedidos por una evaluación de bioseguridad, dónde se solicita información muy completa, acorde con los anexos I, II y III del Protocolo de Cartagena, según cada solicitud y se realiza un exhaustivo análisis de riesgo, caso por caso, dijo el ministro.

Las nuevas tecnologías aprobadas traen varios beneficios para los agricultores. Como son cultivos resistentes a plagas y enfermedades requieren menos utilización de agroquímicos, lo que no sólo reduce significativamente los costos de los agricultores, sino que también disminuye la contaminación de suelo, aire y aguas.

Así mismo estas tecnologías al asegurar una mayor producción por hectárea aumentan el ingreso de los agricultores, lo que redunda en el nivel de vida de nuestros campesinos.

Además, la mayor productividad por hectárea disminuye la presión sobre los ecosistemas. “Colombia sigue avanzando en el tema de transgénicos, acercándose a los otros 21 países que en el año 2006 reportaron cultivos con organismos genéticamente modificados”, resaltó el ministro.