Estudio sobre la Habitabilidad en Bogotá, Salud

Salud y calidad de vida

La salud pública ha sido definida como la actividad del Estado dirigida no solo a garantizar la ausencia de enfermedad; sino también a garantizar mejores condiciones de salud física y química, a generar y fortalecer el autocuidado; todo en dirección a mejorar la calidad de vida de la población[34] .

El Sistema General de Seguridad Social de la Salud enmarcado dentro de la Ley 100 de 1993 se compromete a; “proveer gradualmente servicios de salud de igual calidad a todos los habitantes de Colombia independientemente de su capacidad de pago”; señala además que “para evitar la discriminación por capacidad de pago o riesgo el sistema ofrecerá financiamiento especial para la población más pobre y vulnerable; así como mecanismos para evitar la selección adversa.

También se propone la ampliación de la oferta en correspondencia con el crecimiento de la demanda; separando las funciones de administración de las de prestación de servicios mediante EPS e IPS”.

El término morbi-mortalidad; se refiere al conjunto de fenómenos que experimenta la población en términos de enfermedad o discapacidad y a las defunciones registradas.

Los datos de morbilidad que procesa la Secretaría Distrital de Salud corresponden a los registros que llevan los hospitales que pertenecen a la red pública de salud distrital.

La Secretaría de Salud señala que las principales causas de morbilidad y mortalidad en el Distrito Capital están constituidas por morbilidad evitable y muerte prematura, pues están relacionadas con factores de riesgo originados en el medio ambiente y el comportamiento, de los riesgos ocupacionales y el acceso a los servicios públicos y de salud; enfermedades infecciosas, desnutrición, desordenes asociados al embarazo, parto y puerperio; señala además el aumento en las enfermedades crónicas y degenerativas, cáncer y defectos congénitos; la persistencia de las enfermedades trasmisibles como la lepra, el cólera, la tuberculosis y el VIH-SIDA[35] .

El Balance Social de la vigencia 1999, realizado por la Contraloría de Bogotá; indica que la ciudad requiere de una oferta de servicios de salud capaz de satisfacer la demanda de más de 6.5 millones de personas; con condiciones epidemiológicas, culturales, sociales y económicas específicas.

La capital concentra el más alto número de personas con necesidades básicas insatisfechas el cual estaba estimado para esa vigencia en 1.084.157 personas y en miseria 199.439 personas; donde la migración juega un papel importante en el crecimiento de la población con un 41% de participación[36] , desbordando las proyecciones de crecimiento de los recursos que se destinan para la inversión social, situación esta que en el sector es mas crítica por cuanto gran cantidad de la oferta de alta tecnología se convierte en centro obligado de referencia para todo el país; condición que no se ve correspondida por la forma como se distribuyen los recursos de salud en Colombia.

La cobertura del sistema de salud, teniendo como base la posesión del carné de afiliación para las vigencias 1998-2001; basados los datos en encuestas realizadas por “Bogotá Cómo Vamos”

Donde se observa que el servicio de salud ha presentado en los últimos 4 años unos niveles de cobertura aceptables; al representar un promedio del 68.1% en el número de familias donde todos sus miembros poseen carné de afiliación a algún régimen de salud.

De acuerdo con el dato del censo de instituciones, la oferta de servicios de salud para Bogotá está constituida por 12.970 instituciones.

Solamente 40 instituciones conforman la oferta pública de servicios de salud, equivalente a un porcentaje de participación de 0.3%; la oferta privada de servicios equivalente a un porcentaje de 99.7% del total de la oferta.

La oferta pública está constituida por 32 instituciones adscritas a la Secretaría de Salud y 8 instituciones del nivel nacional.

Desde la perspectiva cuantitava la participación del sector público Distrital es insignificante; pero desde la perspectiva cualitativa mirada como la responsabilidad que por ley debe asumir frente a la población pobre y vulnerable que es la población que en última instancia acude a utilizar los servicios de la misma y a quienes las Instituciones Prestadoras de Servicios –IPS- privadas no tienen obligatoriedad de atender, es significativa. Máxime si se tiene en cuenta algunas de las limitantes señaladas[37].

A diciembre de 1999 se encontraban afiliadas al régimen subsidiado 994.546 personas; de estas 783.937; es decir el 79% se encontraban carnetizadas.

Durante la vigencia de 1998 la población afiliada fue de 915.502 lo que implica una afiliación durante 1999 de 79.044 personas.

A diciembre de 1999, del total de población afiliada el 49% eran varones y el 51% mujeres; la población potencialmente beneficiada de ser afiliada al Régimen Subsidiado ascendió a 1.223.847 personas, y las que ya estaban afiliadas llegó a 994.546.

En cuanto al sector informal los datos suministrados por la ENH-DANE indican que la mayoría de los trabajadores informales en la capital; no están afiliados ni al Seguro Social en salud ni en pensión.

Respecto a la afiliación en salud, el 71% de las personas que trabajan en el sector informal no está afiliado, un 28% tiene afiliación y solo un 0.9% no sabe esta información. calidad de vida

De acuerdo con el sexo, el 71% tanto hombres como de mujeres no está afiliado al seguro social en salud.

De acuerdo con los datos sobre la población del sector informal que está afiliada al seguro social en pensión, el 84% tanto de hombres como de mujeres no la tiene; solo un 13% está afiliado y un 3% no sabe. Se puede decir que estar afiliado al seguro social en pensión en la población informal es más ocasional que estar afiliado al seguro social en salud[38] .

Así mismo según en la Encuesta Nacional de Hogares, el porcentaje de ocupados afiliados a la seguridad social es del 52.83%; lo que demuestra que la gran parte del empleo en la ciudad actualmente es precario, informal, y de bajos niveles de productividad.

En el objetivo Justicia Social el plan de desarrollo con el programa “Salud con calidad”, la ejecución de las metas como lograr la continuidad de 1.040.000 cupos e incrementar en 200.000 nuevos cupos la afiliación al régimen subsidiado y lograr coberturas útiles de vacunación

La Administración Distrital estableció los proyectos:

1. Aseguramiento y prestación de servicios a la población pobre vulnerable, el cual tiene como objetivo garantizar la afiliación a la población potencialmente beneficiaria al régimen subsidiado, disminuir las barreras de acceso a los servicios de salud a la población pobre y vulnerable sin capacidad de pago y la población afiliada al régimen subsidiado que demande servicios de salud no Plan Obligatorio de Salud –POS- y lograr que los servicios contemplados se brinden con oportunidad y calidad y calidad a la población del Distrito Capital

2. Mejoramiento de la calidad en prestación de los servicios de salud, cuyo fin es el de mejorar las condiciones de prestación de los servicios en el Distrito mediante la regulación, promoción y fomento, certificación y evaluación de la calidad de los diversos prestadores y servicios, de acuerdo con las prioridades definidas para el Distrito Capital

3. Fortalecimiento de la salud pública, el cual impulsará el funcionamiento óptimo de las acciones de salud y otros sectores dirigidas a mantener el estado de salud y/o disminuir el riesgo de enfermar o morir por eventos evitables y controlables para la salud de la población.

Pobreza Urbana y Calidad de Vida

Según las proyecciones de población del DANE en el año 2001 Bogotá contaba con cerca de 6.5 millones de personas. La situación social de la ciudad se determina por indicadores que se utilizan para la medición de la pobreza, los cuales son: la Población con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), Línea de pobreza (LP), Línea de Indigencia (LI), Indice de Desarrollo Humano (IDH) e Indice de Calidad de Vida (ICV).

El concepto de pobreza ha evolucionado desde la concepción de la Necesidades Básica Insatisfechas –NBI- hacia una perspectiva que integra variables que apuntan mas que al hecho de tener un bajo ingreso, al conjunto de barreras que impiden una vida digna porque afectan la calidad de vida o porque niegan el libre control personal sobre las condiciones de vida.

Sin embargo, dada la situación de recesión que ha vivido la economía colombiana en los últimos cinco años, la variable ingreso se constituye en estrategia para explicar el aumento acelerado en los niveles de pobreza e indigencia en la capital[39] .

Las NBI centran su atención en cinco carencias propias de los hogares: hogares en vivienda inadecuadas, hogares en viviendas sin servicios, hogares con hacinamiento, hogares con alta dependencia económica y hogares con niños entre 7 y 12 años que no asisten a un centro educativo.

Un hogar es pobre cuando sufre al menos una de estas necesidades. Un hogar está en situación de miseria cuando adolece de dos o más[40] .

Se presentó una disminución en las NBI entre 1997 y 1999; sin embargo para el 2000 se incrementa en 1.5 puntos. Los logros obtenidos en la reducción de la pobreza son más evidentes a nivel nacional, donde los porcentajes han disminuido desde 1997 al 2000 del 37.2 al 22.9.

En el año 2000, se estima que el 14% de la población de Bogotá tenía al menos una Necesidad Básica Insatisfecha y que el 2.6% se encontraba en la miseria. A nivel Nacional estos porcentajes son del 22.9% y 6.5% respectivamente.

Línea de pobreza (LP): Señala aquellos hogares cuyos ingresos se encuentran por debajo de un nivel de ingreso necesario para acceder a una canasta de alimentos que permita cubrir los requisitos nutricionales mínimos (con la cual se mide la Línea de Indigencia –LI-) y a otros bienes y servicios básicos[41] .

El porcentaje de pobres en el período 1997 – 2000 se incrementó para Bogotá en un 22.72%; igual fenómeno donde el porcentaje de indigentes se incrementó en 10.7%. Esta situación social es similar a la presentada por la nación en el mismo período.

Los niveles tanto de pobreza como de indigencia superan el 25% y el 6% para las localidades de Usme y Usaquén, donde se encuentra el mayor número de asentamientos ilegales de la capital. Estas localidades reciben el mayor número de desplazados y allí se encuentra el mayor número de habitantes de condiciones socioeconómicas precarias.


Más Temas de Economía Colombiana y Estudio sobre la Habitabilidad en Bogotá AQUÍ

Referencias

[34] Balance Social de la Administración de Bogotá, D.C. 1999, Contraloría de Bogotá, D.C.[35] Balance Social de la Administración de Bogotá, D.C. 1999, Contraloría de Bogotá, D.C.

[36] Informe Balance Social de la Secretaría de Salud 1999

[37] Balance Social de la Administración de Bogotá, D.C. 1999, Contraloría de Bogotá, D.C.

[38] Observatorio de Coyuntura Socioeconómica, CID Universidad Nacional de Colombia, vía Internet

[39] María Eugenia Avendaño, Los indicadores sociales mejoran pero la pobreza no cede. En Foro económico, regional y urbano, Contraloría de Bogotá, D.C., mayo 2001.

[40] Alex Smith Araque y Oscar Quiroga. Empleo en Santa Fe de Bogotá: Una Aproximación Econométrica 1999-2010. DAPD

[41] Luis Díaz La Pobreza en Bogotá. DABS. Mayo 2001

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!