Estudio sobre la Habitabilidad en Bogotá, Educación

Educación en Bogotá

La ciudad es considerada la capital de educación, en tanto reúne el 35% de las instituciones de educación superior, el 38% de los estudiantes graduados de pregrado y el 51% de los graduados de post-grado. No obstante, el 95.5% de los residentes en Bogotá han recibido en promedio sólo ocho años de escolaridad.[25]

En el Distrito Capital, el servicio educativo lo prestan alrededor de 2.000 colegios privados y 1.273 jornadas públicas. La cobertura global en 1998 fue de 81.3% correspondiente a un total de 1.609.106 habitantes[26] .

Esta cobertura sigue reportando niveles altos, a pesar de que en el 2001 el porcentaje de hogares con niños en edad de estudiar bajó levemente a 94%, en comparación a lo registrado en 2000, cuando reportó una asistencia de 97%.

La población en edad escolar en Bogotá creció en 1,3% entre 1998 y 1999. El mayor volumen se encuentra en las edades comprendidas entre los 7 y 11 años, es decir, básica primaria; y el menor volumen, entre los 5 y 6 años, es decir, población en preescolar.

La cobertura según el nivel educativo, donde se aprecia que el nivel que presenta indicadores más favorables es la básica primaria, como resultado de una cobertura de más del 100% de la población en esa edad escolar (7 a 11 años).

En promedio, el 53% de los niños en edad de estudiar asiste a un establecimiento público, mientras que el 41% asiste a uno privado, para un total de 94%[27] .

Tanto en 1998 como en 1999 el número de niños matriculados en básica primaria y secundaria se incrementó con respecto a la población en edad escolar (7–15 años) lo que indica que el sistema educativo puede estar absorbiendo rezagos de cobertura de años anteriores, ya sea por la mayor incorporación de población en edad escolar, o de población que está por fuera de dicha edad.

Entre 1998 y 1999 la tasa de aprobación[28] para la básica primaria se mantuvo por encima del 90%, en contraste con la básica secundaria y educación media en Bogotá; que presentaron descensos tanto en el sector oficial como privado; una mayor tasa de aprobación con respecto a los demás niveles estuvo acompañada por incrementos en la tasa de aprobación para estos mismos niveles y en los dos sectores.

Se destaca la tasa de deserción[29] estudiantil; para la básica secundaria se presentó alta deserción en el sector oficial en las vigencias 1998 1999 y para el sector no oficial pasó del 2,3% en 1998 al 5,2% en 1999[30] .

En estudios realizados por el Centro de Investigaciones para el Desarrollo –CID- de la Universidad Nacional de Colombia[31] , se reporta que la gran mayoría de la población solo tiene formación básica y un 26.8% alcanza el nivel de primaria.

Si a estas cifras se agrega que un 2.3% de la población no tiene estudios, entonces la acumulación de capital humano para una acertada inserción en el mundo del trabajo, bajo un entorno de modernización y nuevas exigencias se torna difícil.

En otras palabras, un escaso 16.7% de habitantes con estudios superiores no es suficiente para soportar un cambio de modelo de desarrollo basado en una mayor exposición a los mercados internacionales, una mayor competencia y una modernización necesaria y actuante.

Es preocupante el nivel de educación de las localidades de Usme y Ciudad Bolívar donde menos del 5% de la población tiene acceso a la educación superior en Bogotá.

Tipificando los barrios de estas como obreros, con pocas posibilidades de mejora de calidad de vida en un mediano y largo plazo.

Los habitantes de Usaquén y Suba, al contrario que las anteriores, presentan los mayores niveles de calificación; respondiendo seguramente a las mayores oportunidades que tienen los pobladores a ingresos superiores.

Es de anotar el 2.3% de la población bogotana no tiene ningún nivel educativo; presentándose un 5.2% y 2.4% en las localidades de Ciudad Bolívar y Usme respectivamente; donde existe un mayor número de niños.

Hecho explicado seguramente por una mayor presencia de poblaciones emigrantes del campo a la ciudad en dicha localidades; quienes poseen una tradición cultural donde la niñez es una potencial ayuda al ingreso familiar por su acceso temprano al trabajo; dejando de un lado la importancia de la asistencia a la educación en Bogotá.

La existencia de un gran número de habitantes que accede a la educación primaria y básica en la población joven de Bogotá indica el interés de ésta por adquirir niveles de educación, para obtención de mejores oportunidades de trabajo, y por ende incremento en su calidad de vida.

Bogotá presenta una de las tasas de cobertura educativa mas altas del país y además es la ciudad con mayor crecimiento en los últimos años, sin embargo la tasa de enrolamiento escolar (relación entre la población total y los que reportan asistir a planteles educativos) para los grupos mayores de 6 años, en especial en los de 16 a 17 años, ha disminuido[32].

De manera particular, las tasas de enrolamiento escolar de niños/as entre 7 y 11 años han disminuido en todos los niveles Sisben; especialmente en los niveles 1 y 2, comparado con el grupo de 12 a 15 años en donde la tasa disminuyó solamente en el grupo Sisben 3.

En lo concerniente a la tasa de analfabetismo para la población de 15 años y más; es del 2,4% en Bogotá frente al 8% de todo el país; siendo la más baja y mostrando un alto grado de desarrollo en términos de logro educativo.

Igualmente, en relación con el número de años promedio de educación de la población mayor de 15 años; en Bogotá se estima que es de 9,6 años, frente a 7,3 de la Nación. Es importante mencionar que el 25,2% de la población entre 18 y 25 años se encuentra asistiendo a una institución educativa.

En el Distrito Capital, los hombres tienen en promedio más años de educación que las mujeres. Sin embargo, la diferencia es muy leve y la tendencia es hacia un mayor número de años de educación en las mujeres, teniendo en cuenta que existe una menor deserción por parte de ellas en el sistema escolar y universitario.

Así, se tiene que en las tasas de cobertura bruta, tanto en primaria como secundaria y educación superior en Bogotá, prevalecen las mujeres.

Adicionalmente, se estimó para 1996 a nivel nacional, que el 52% de la matrícula universitaria estaba constituida por mujeres.[33]

Con el fin de hacer de la capital del país una ciudad más habitable, la Administración Distrital en el Plan de Desarrollo plantea el objetivo Productividad; cuyo programa Bogotanos y bogotanas altamente competentes pretende con los proyectos:

  1. Formación técnica, tecnológica y de oficios comunitarios. Identificar, coordinar, fortalecer y complementar la oferta educativa, en esas áreas adaptar modelos internacionales de reconocido éxito.
  2. Mejoramiento de la calidad académica y el nivel de competencias laborales. Establecer desde los colegios generar; además de las competencias básicas, otras habilidades que mejoren en los jóvenes su probabilidad de inserción y éxito laboral; como son el trabajo en equipo, comunicación en público, adaptabilidad, orientación permanente al aprendizaje y vocación de servicio.

Las metas a cumplir en estos proyectos establecen: avanzar en el ajuste entre la oferta educativa y la demanda laboral; creación de una bolsa virtual de empleo y los instrumentos que permitan su utilización desde colegios y otros puntos de atención pública; y mejorar las condiciones para conseguir empleo y generar ingreso a 40.000 personas vinculándolas a los sectores con mayor potencial de crecimiento.

El objetivo Educación con los programas Educación en Bogotá para la era del conocimiento y Competencias para toda la vida; y los proyectos Nómina de docentes, Subsidios a la demanda de la educación y Construcción de establecimientos educativos y Reordenamiento institucional, plantea ampliar la cobertura y pertinencia del sistema educativo.


Más Temas de Economía Colombiana y Estudio sobre la Habitabilidad en Bogotá AQUÍ

Referencias

[25] PMGA-DAMA
[26] Alcaldía Mayor de Bogotá, Calidad de la Inversión en Capital Humano, 2000
[27] Bogotá Cómo vamos 2001
[28] Tasa de aprobación: porcentaje de alumnos que al finalizar el año aprueban el grado que cursaban.
[29] Tasa de deserción: proporción de estudiantes matriculados en un determinado grado que abandonan el sistema educativo sin haber culminado el grado
[30] Observatorio social Cámara de Comercio
[31] Jesus Perdomo, Perfil Sociolaboral de Siete Localidades de Bogotá, Centro de Investigaciones para el Desarrollo –CID- de la Universidad Nacional de Colombia, vía Internet
[32] Veeduría Distrital, Vivir en Bogotá, Indicadores Sociales, Septiembre de 2001, Edición Nº 5.
[33] Ver al respecto Pérez, Francisco: “Género y Educación”, en Género, Equidad y Desarrollo. DNP, Tercer Mundo Editores, Bogotá 1998.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!