Banco de la República presenta Informe al Congreso

Bogotá, 5 de abril de 2010

El Banco de la República entregó hoy el primer Informe de la Junta Directiva de este año al Congreso. En él, se hace un detallado análisis de la situación de la economía colombiana y de la economía mundial. El Informe dedica especial atención a examinar la evolución de la crisis económica de los Estados Unidos y demás países desarrollados, así como sus efectos sobre las economías emergentes, entre ellas Colombia. A continuación se presentan los principales aspectos analizados en el Informe:

• El Informe analiza la situación de la economía colombiana frente al choque externo negativo. Al respecto, concluye que la economía se encuentra en una posición sólida que, aunque no fue inmune a la crisis, resistió sus efectos. Esto fue posible gracias a la política macroeconómica prudencial llevada a cabo durante los últimos años, y a la respuesta oportuna de las políticas monetaria y fiscal ante la crisis, al adoptar una postura contracíclica que contribuyó a mitigar los efectos de la crisis.

• En cuanto a la política monetaria, la Junta Directiva del Banco de la República tomó la decisión de suministrar un fuerte estímulo económico, al reducir la tasa de interés de referencia en 650 pb, de 10% a 3,5%, reducción que se concentró durante el primer semestre de 2009 (500 pb), cuando el PIB registró las mayores caídas anuales y la inflación disminuía más allá de lo esperado. Esto fue posible gracias a que las políticas del Banco de la República evitaron un desborde del endeudamiento privado y de las expectativas de inflación entre 2006 y 2008. Estas medidas se trasmitieron de manera casi completa a las tasas de interés de captación, e incluso más que proporcionalmente a la mayoría de las tasas de colocación. Esto contribuyó a que la cartera bruta del sistema financiero en moneda nacional alcanzara un crecimiento de 4,9% en 2009, a pesar del debilitamiento de la demanda de crédito como resultado de la desaceleración económica.

• A su turno, la política fiscal, a través de la inversión en obras civiles y la expansión moderada del consumo del gobierno, logró suavizar la caída de la inversión y compensar el estancamiento del consumo de los hogares, con lo cual contribuyó a sostener la demanda agregada de la economía, fuertemente debilitada por el contagio de la crisis internacional y por la reducción del comercio con Venezuela. De no haber sido por ello, no cabe duda que la cifra de crecimiento del PIB en 2009 habría sido negativa y el desempleo mayor que el observado.

• De esta manera, a pesar de un entorno mundial tan difícil, la economía colombiana obtuvo un crecimiento del PIB de 0.4% en 2009, un desempeño relativamente favorable si se compara con la caída observada en las economías avanzadas (-3.2%) o con la del promedio de América Latina (-2.3%). Los principales canales a través de los cuales la crisis internacional afectó el desempeño económico en Colombia fueron la contracción de la demanda externa por nuestros productos de exportación, junto al deterioro interno de la confianza de consumidores y empresarios que detuvo el consumo de los hogares y produjo una fuerte caída de la inversión. Los efectos de la crisis internacional sobre la economía colombiana afectaron seriamente el desempeño económico durante el primer semestre de 2009, al registrarse una caída del PIB en términos anuales de 0.4%. No obstante, el crecimiento de 2.5% observado durante el último trimestre de 2009 muestra un claro cambio de tendencia, con lo cual se inició un proceso de recuperación económica que deberá consolidarse durante 2010 y 2011.

• La desaceleración del crecimiento en 2009 se reflejó en un incremento de la tasa de desempleo, que en el último trimestre de 2009 alcanzó 12,3% para las 13 principales áreas metropolitanas frente a 10,7% para el mismo periodo de 2008. Para el total nacional los registros de desempleo fueron 11,3% frente a 10,5% en los mismos periodos. El mayor desempleo fue consecuencia de un aumento de la oferta laboral durante 2009 que no alcanzó a ser compensado por el incremento de la demanda de mano de obra.

• Cabe destacar que la inflación de 2% que se registró en 2009 fue la más baja desde noviembre de 1955. Con este resultado, la inflación quebró la tendencia alcista de 2007 y 2008 y se situó en el piso del rango meta de largo plazo, entre 2% y 4%. Este es un activo que se debe conservar hacia el futuro y, por esta razón, se adoptó a partir de 2010 la meta de largo plazo, con lo cual se anclarán las expectativas de inflación y el país entrará en una etapa de estabilidad de precios.

• El equipo técnico del Banco de la República estima que el crecimiento de la economía colombiana en 2010 se ubicará en un intervalo entre el 2% y 4%. El impulso de las economías emergentes y algunas desarrolladas y el incremento esperado en el precio de los commodities favorecerá el crecimiento colombiano al estimular la demanda de nuestras exportaciones. No obstante, las perspectivas favorables del comercio internacional para Colombia se verán opacadas por la caída del comercio con Venezuela.

• Otro factor que podrá contribuir al crecimiento del producto en Colombia será la recuperación del consumo de los hogares estimulado por las bajas tasas de interés y por el efecto positivo que ha significado la fuerte caída de la tasa de inflación sobre el ingreso disponible. Sin embargo, la elevada tasa de desempleo continuará siendo un freno al incremento del consumo de los hogares. Se espera que la demanda pública continúe apoyando el crecimiento, cuya contribución será de menor magnitud a la observada en 2009, dada la austeridad en el gasto del gobierno para prevenir un incremento insostenible de la deuda pública. Otros factores que ejercerán una influencia positiva serán la inversión extranjera directa dirigida al sector minero, como también inversiones diferentes a obras civiles, impulsadas por las bajas tasas de interés y la recuperación de la confianza empresarial.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!