Guía de Manejo de Asepsia y Antisepsia Parte I

Nuestro Departamento

María del Pilar Cuervo Polanco*, Margarita González Calderón**,
Luz Stella Gil Sánchez***, Claudia E. Cruz Jiménez°, Deisy Mora Maldonado°°

* Enfermera Coordinadora de Enfermería, Fundación Santa Fe de Bogotá.
Correspondencia: [email protected]
** Enfermera Jefe de Ginecología y Obstetricia Fundación Santa Fe de Bogotá.
*** Enfermera Administradora de Salas de Cirugía Fundación Santa Fe de Bogotá.
° Instrumentadora Quirúrgica. Jefe de Esterilización Fundación Santa Fe de Bogotá.
°° Instrumentadora Quirúrgica, Fundación Santa Fe de Bogotá.

Revisado por: Jaime Toro, MD, Jaime Escallón, MD, José Félix Patiño, MD, Gustavo Quintero, MD, Juan Manuel Gómez, MD. Sandra Beltrán, MD, Fernando Guzmán MD, Enrique Arango, MD, Elsa Durán, Enf.
Par internacional: Alicia Lizzi Argentina, Enf., Griselda Almada, Enf, Argentina.
Par Nacional: Martha Arroyave Enf. Medellín.

Propósitos Generales

Esta guía está diseñada con el fin de unificar criterios en el manejo de la asepsia y antisepsia y disminuir los riesgos de infección. Las recomendaciones están basadas en la evidencia, de acuerdo con el Center for Disease Control (CDC) de Atlanta, la guía de intervención de enfermería de infecciones intrahospitalarias realizada por el convenio entre el Instituto del Seguro Social y ACOFAEN (Asociación Colombiana de Facultades de Enfermería), la AORN (Association of Operating Room Nurses).

La guía incluye las precauciones que debe tener el personal para la atención de los pacientes, el manejo de las diferentes áreas hospitalarias y el manejo de equipos (endoscopios, instrumental básico y especializado).

Introducción

Desde la era precristiana vienen ocurriendo cambios y acciones orientadas a la prevención de las infecciones, muchos de estos influenciados por la tradición(1-3); sin embargo, el empleo de los métodos de esterilización actuales, de las técnicas quirúrgicas novedosas (mínimamente invasoras) y el establecimiento de normas para el comportamiento en los quirófanos han permitido controlar significativamente la aparición de infecciones.

Las recomendaciones están categorizadas de acuerdo con el nivel de evidencia (NE) existente, racionalización teórica, aplicabilidad e impacto económico.(4-11) De manera que es posible tener un punto de comparación con un organismo líder en el estudio de la infección intrahospitalaria y de reconocimiento mundial.

Éstas se categorizan de acuerdo con la fuerza de recomendación en:

• Categoría A. Evidencia satisfactoria que sustenta las recomendaciones para su uso
• Categoría B. Evidencia moderada que sustenta las recomendaciones para su uso
• Categoría C. Evidencia insuficiente para recomendar o no su uso
• Categoría D. Evidencia moderada que sustenta excluir su uso
• Categoría E. Evidencia satisfactoria que sustenta excluir su uso.

De acuerdo con la calidad de evidencia en:

• Categoría I: Evidencia obtenida de por lo menos un experimento clínico controlado adecuadamente aleatorizado o de un metaanálisis de alta calidad

• Categoría II: Evidencia obtenida de por lo menos un experimento clínico bien diseñado pero no randomizado, estudios analíticos observacionales, de casos y controles preferiblemente realizados en más de un centro, o en múltiples series de tiempo o estudios con resultados negativos en experimentos no con-trolados

• Categoría III: Opiniones de autoridades respetadas basadas en la experiencia clínica, estudios descriptivos o reportes de comités de expertos.

Definición de Términos

Asepsia: ausencia de microorganismos que pueden causar enfermedad. Este concepto incluye: la preparación del equipo, la instrumentación y el campo de operaciones mediante los mecanismos de esterilización y desinfección(3,10,12,13)

Antisepsia: empleo de sustancias químicas para inhibir o reducir el número de microorganismos de la piel viva, las membranas mucosas o tejidos abiertos a un nivel en el cual no generen infecciones.(1-3,8,10,12,13)

Limpieza: es la remoción mecánica por medio del agua y un detergente de toda materia extraña, de las superficies en general. No elimina los microorganismos pero reduce su número.(10,12,13)

Desinfección: proceso que elimina la mayoría de microorganismos patógenos y no patógenos de objetos inanimados, exceptuando esporas, mediante el uso de agentes físicos o químicos. Según la actividad antimicrobiana la desinfección se clasifica en:(3,10,12,14)

• Desinfección de alto nivel (DAN): procedimiento que emplea agentes físicos o químicos con actividad sobre bacterias en fase vegetativa como el Micobacterium tuberculosis, hongos y virus con capa lipídica de tamaño medio, exceptuando las esporas.
• Desinfección de nivel intermedio (DNI): acción germicida sobre bacterias en fase vegetativa, virus con capa lipídica de tamaño medio (adenovirus, esporas asexuadas pero no clamidoesporas, micobacterium tuberculosis).
• Desinfección de bajo nivel (DBN): procedimiento mediante el cual se tiene efecto sobre bacterias en forma vegetativa, levaduras y virus de tamaño medio pero sin acción sobre el bacilo de la tuberculosis.

Descontaminación o desgerminación: es la reducción del número de microorganismos de un material que ha estado en contacto con líquidos, fluidos corporales o restos orgánicos de manera que pueda manipularse en forma segura.(10,12,13)

Esterilización: es el procedimiento en el cual se utilizan métodos químicos o físicos para eliminar toda posibilidad de vida microbiana, incluidas esporas y bacterias altamente termoresistentes.(2,3,10,12) Se utilizará este método en presencia de priones, hasta cuando se encuentre otro método más efectivo para estos casos.

Clasificación de Áreas

Las áreas institucionales se clasifican en críticas, semicríticas o no críticas según el riesgo de infección generado por la actividad que allí se realice.(12,15)

Se consideran áreas críticas o de alto riesgo de infección, los quirófanos, las salas de parto, la sala de pequeña cirugía de urgencias, la central de esterilización, las unidades de diálisis, áreas de preparación de soluciones parenterales.(12)

Son áreas semicríticas o de mediano riesgo de infección las unidades de cuidado intensivo, servicios de hospitalización, servicios de alimentos, urgencias, morgue y oncología.

Dentro de las áreas no críticas o de bajo riesgo de infección se encuentran las oficinas, pasillos, salas de espera, consultorios, rehabilitación cardiaca, neurología, rehabilitación física, neumología y medicina nuclear.

Clasificación de Elementos

Los materiales, artículos o equipos medicoquirúrgicos pueden dividirse en tres categorías de acuerdo con el riesgo relacionado con su uso.

Elementos críticos: son aquellos que penetran en cavidades internas o estériles del cuerpo incluyendo el sistema vascular. Estos pueden ser: instrumental quirúrgico, catéteres centrales y periféricos, implantes, laparoscopios, elementos cortopunzantes, prótesis valvulares, ortopédicas, entre otros. Estos elementos deben ser sometidos al pro-ceso de esterilización, o en casos de emergencia se puede realizar desinfección de alto nivel a los laparoscopios y/o artroscopios.(2,3,10,12,15)

Elementos semicríticos: son todos los artículos que entran en contacto con piel y mucosas no intactas, como por ejemplo los equipos de terapia respiratoria, de endoscopia digestiva, de hidroterapia, y cistoscopia, entre otros. Requiere desinfección de alto nivel (DAN).

Elementos no críticos: son aquellos que entran en contacto con la piel intacta, mucosa oral o parte alta del tubo digestivo o no hacen contacto con el paciente; son ejemplo de artículos no críticos las camillas hospitalarias, ropa de cama, tensiómetros, equipos para examen físico y de electrocardiografía, entre otros. Estos elementos se deben someter a una desinfección de bajo nivel (DBN).(2,3,10,12,15,16)

A continuación se especificarán las precauciones que debe tener el personal para la atención de los pacientes y el manejo de las diferentes áreas hospitalarias y equipos.

1. Personal

1.1. Lavado de manos

La microflora de la piel contiene microorganismos residentes y transitorios. Los microorganismos residentes sobreviven y se multiplican en la piel, estos pueden convertirse en altamente virulentos, mientras que la flora transitoria representa contaminantes que pueden sobrevivir solamente en periodos limitados de tiempo. El lavado de manos con jabones y detergentes es efectivo para remover mucha de la flora transitoria y eliminar e inhibir la flora residente.(2,4,8,11,17)

El lavado de manos se define como una fricción breve y enérgica de las superficies enjabonadas, seguida por un enjuague bajo el chorro de agua. Su objetivo es reducir la flora residente, (entendiendo por ésta la flora cutánea normal de las manos y antebrazos del individuo, que puede estar conformada por organismos patógenos como el Stafilococo aureus), y también remover las bacterias transitorias (entendiendo por estas microorganismos que se adquieren por contaminación con el medio ambiente, generalmente no patógenos).(4,14,16-18)

1.1.1 Indicaciones(3,4,8,10,13,15,18,19)

• Al llegar al hospital NE: Categoría II
• Antes de practicar maniobras invasivas como la realización de venopunción periférica o central, cateterismo urinario, aspiración de secreciones. NE: Categoría IA
• Antes de atender recién nacidos, ancianos y pacientes en estado crítico. NE: Categoría II
• Antes de atender enfermos con compromiso inmunológico. NE: Categoría IIA.
• Antes y después de manipular heridas quirúrgicas, traumáticas o asociadas con un procedimiento invasivo. NE: Categoría IIA
• Siempre que se entre en contacto con membranas mucosas, sangre y líquidos corporales, así como con secreciones o excresiones. NE: Categoría IIA
• Después de atender personas infectadas o colonizadas con microorganismos epidemiológicamente significativos, por ejemplo microorganismos multirresistentes. NE: Categoría IIA
• Después de toser, estornudar, limpiarse la nariz o usar el sanitario. NE: Categoría IIB
• Después de manipular objetos inanimados como recipientes para medición de orina o aparatos para colección de secreciones. NE: Categoría IIB
• Antes de colocarse guantes e inmediatamente después de retirarlos. NE: Categoría IIB
• Antes de manipular o preparar medicamentos cualquiera que sea la vía de administración. NE: Categoría IIB
• Antes de servir, administrar o ingerir algún tipo de alimento. NE: Categoría IIB
• Entre el cuidado de una y otra persona enferma NE: Categoría IIB
• Al terminar labores. NE: Categoría IIIB.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

NO HAY COMENTARIOS

Dejar un comentario


*